viernes, 27 de junio de 2008

Esta imágen ...

Encontré esta imágen de Monica Belluci ... la verdad es que me pareció muy elocuente, es una captura de una fracción de tiempo que habla por si misma, me dije voy a crear un texto en torno a esta mirada, pero no puedo, cada vez que miro la foto me quedo hipnotizado, porque percibo un inicio de sonrisa y solo puedo escribir tonterias (más de las que ya escribo).

Necesito ayuda ... alguién al que no le afecten estas cosas, que sea inmune, una hembra que se desenvuelva en este lenguaje corporal tan cruel, quizás que nos ayude a poner un pequeño texto relacionado con esta imágen...que nos defienda, no se me ocurre nada, necesito pensar en forma de mujer para entender algo.

Shanti:
Ven...acércate....descúbreme...dime que harí­as para despertar mi deseo.
Ven...¿eres capaz de complacerme? anda demuéstralo pero despacio
...quiero ver como te acercas con movimientos casi felinos hasta mi...
enciéndeme pero despacio y quizás...solo quizás te de algo de mi.
Anette
mejor tu mismo dices lo que te gustaria que dijese .. que te parece ? jaja el juego ah cambiado de mano .........

jueves, 26 de junio de 2008

¿Me la pelas?

-Bueno.
Suavemente me desabrochó los botones metalicos de los vaqueros acarició mis huevos a traves de la áspera tela.... abrió la bragueta y mi tranca salió como un muelle, medio metiéndose por la abertura de los slips, de modo que tenia la polla fuera y el jean desconfigurado

...se agacha y me dice muy sensual, ¿con la boca o con los dedos?

- Con el cuchillo......
-¿ehhhh?
Le enseñé la patata que estaba pelando torpemente, la culpable la que había dado pié a todo el equivoco de dificil solución.
Consejo nunca le digaís a una mujer que os pele una patata, cuando está dispuesta a pelar otra cosa.

El caso es que mi tranca ahi fuera con las venas bien marcadas por la excitación, contradecían la petición de pelar esa patata, estaba totalmente en evidencia..... El marido de ella estaba viendo tranquilamente la Eurocopa de Futbol, por lo que nada lo levantaría del sillón.... mientras yo, en teoría estaba ayudando a hacer una tortilla de patatas en la cocina para cenar los tres.

Bueno para arreglar el asunto, dije que 'tambien' me gustaría que me pelara la polla ya que insistía en el tema, se había complicado la situación y no sabía como arreglarla.
Ella se había quedado muda y sus mejillas estaban totalmente carmesí.

La solución ideal era que me pelara la polla, yo tenía que haberme callado lo de las patatas,
de modo que por fin estaba deliciosamente pelada, en su boca, bañada por su saliva y acariciada por su lengua, mis venas eran rozadas por su lengua y sentía un placer indescriptible.

Al fondo se oían unos gritos ahogados por la distancia !Gol Gol Gol de España! Bieeeeeeen !!!
Y yo sentía como las piernas se me doblaban en cada succión ......

-Ya está.
-¿como que ya está?
-jejeje solo me pediste si te la podía pelar, ya la tienes pelada, (la venganza fué cruel).

-Y la guardé así pelada, casi sin poder alojarla, tuvo que ayudarme a meterla en su sitio y apretar con fuerza los botones.
La velada siguió con normalidad:
El me hablaba sobre los goles de España que me había pérdido allá en la cocina y ella sobre lo bien que sabe la cebolla cuando la pelas ....
Mientras yo callaba y respiraba hondo mientras ella sonreía y me devolvía la mirada.

lunes, 23 de junio de 2008

Agenda para hoy









  • A las 9 de la mañana, eliminaré de mi agenda dos días: ayer y mañana. Ayer fue para aprender y mañana será la consecuencia de lo que hoy pueda realizar.



  • Me enfrentaré a la vida con la convicción de que este día jamás volverá y así es no volveré a tener un 23-Junio-2008.




  • Hoy es la última oportunidad que tengo de vivir intensamente, pues nadie me asegura que volveré a ver amanecer y hoy me lo he perdido, como muchos otros días.



  • Invertiré mi recurso más importante: mi tiempo, en la obra más trascendental: mi vida; cada minuto lo realizaré apasionadamente para hacer de hoy un día diferente y único en mi vida.



  • Hoy te llamaré para citarte a nuestro apartamento con vistas a la Ría



  • Hoy miraré largamente tus medias blancas, de encaje, marcaré el ritmo de los roces perezosos, calmaré tu prisa y te sentaré en el brazo de una butaca antigua, te acariciaré los senos con cuidado; te levantaré la falda, notaré los muslos sobre el elástico de las ligas, también la humedad de tu vientre; soltaré tus ataduras sobre la piel, haré que te sorprendas de la sensibilidad de cada caricia en los muslos con la yema de mis dedos, accederás y te levantaras para que tus medias ya sin presión, caigan entre tus zapatos de tacón, y tus braguitas dejando que la gravedad y tus leves movimientos de tus piernas hagan su trabajo, sin retirarlas con un pie, allí testigos de la escena.



  • Hoy te sentaré otra vez, en el brazo de la butaca, me arrodillaré, te pediré que te relajes, que pongas tu espalda en el fondo del asiento



  • Hoy veré bien tu sexo, una mata de vello dorado no muy denso, lacio incluso, suave; acercaré mi lengua.... lameré, llegaré muy profundo con la lengua, con los dedos, hoy quiero que te corras así en mi boca, aunque desees otra cosa quiero tener tu derrame en mi paladar.



  • Hoy escucharé tu grito de placer, y tus convulsiones, besando tus labios de tu coño, te levantaré del fondo de la butaca.




  • Hoy rodearé tu cuello con los brazos, nos desnudaremos y te penetraré sentados los dos entre las sábanas yo mirando tus ojos azules, tu al sentirme me aprietas, luego me montas, y te retiras hacia atrás, volviendo a la posición original; siempre tu mirada desafiante y profunda, testigo del torrente de placer que te invade,




  • Hoy te tomaré, poniendo mis piernas alrededor, una penetración profunda, gemiremos de placer, lo haremos lentamente sintiendo mucho




  • Hoy gritaré y te haré estremecer y nos agotaremos juntos.




  • Hoy escribiré en mi blog mi plan para hoy, para no olvidarme ya nunca más de mirar amaneceres

sábado, 21 de junio de 2008

LLegar a la cumbre

En principio, en mi propio lenguaje, quizás no entendí cuando ella me dijo:
-¡ Quiero llegar a la cumbre contigo !.
Me presenté con mis botas de trecking, mis pantalones cortos de pana , mi camisa de cuadros de alegres colores.
Ella al principio sonrió y luego rió sonoramente.
-Venga vamos
Cuando llegamos a la cumbre, al cabo de tres horas de penosa ascensión, comprendí el significado sobre la palabra "cumbre" en esa montaña y en la otra creo que las dos me gustaban.....


viernes, 20 de junio de 2008

Deliciosa agonia




CARAS DE LA PEQUEÑA MUERTE ....
















Los franceses describen así al orgasmo. "le petite morte"


me encanta esa definición, separación del propio cuerpo durante segundos, mezcla explosiva de movimiento y tranquilidad, de exitación y paz.




Es misterioso, escondido,morboso, secreto íntimo, complicidad, descubrimiento juvenil, prohibido, tabú del que no se habla, solo tiene un testigo, el o ella que lo provoca ....y un placer provocarlo.......






















La culminación, el final del camino de la seducción, de las caricias del sexo, un espiritú que se adueña del cuerpo, que nos hace gemir, abrir los ojos, contraer los músculos, gritar....el éxtasis y la tranquilidad, todo en uno






#1152 - 6:31 mins






Diablo que se apodera de nosotros, el pecado Jane Birkin


cantaba la canción de Gainsbourg, "Je t'aime... moi non plus" en magnífico orgasmo sonoro.



#1150 - 3:27 mins
#1149 - 6:55 mins #1148 - 7:08 mins


#1147 - 3:25 mins #1146 - 6:06 mins
#1145 - 5:00 mins #1144 - 5:09 mins


#1143 - 5:47 mins #1141 - 6:29 mins



#1139 - 7:01 mins #1138 - 7:02 mins


#1137 - 7:16 mins #1136 - 3:10 mins


#1135 - 6:33 mins #1134 - 6:43 mins


Ver video (muy bueno)

En la red encontré esta page... http://www.beautifulagony.com/public/main.php


es interesante, me encanta el titulo, bueno ya me direís que opinaís al respecto, jejeje seguro que estaís pensando a quién os pareceís vosotros en ese momento....¿apetece eh?

miércoles, 18 de junio de 2008

Hoy no me corro

Era una especie de apuesta, mi voluntad contra su experiencia.
¿quién ganará? ...hay que ver el video

domingo, 15 de junio de 2008

Sufrir ..... Dulce y salvaje

¡¡Si me atrapas, podrás hacer conmigo lo que quieras !!
Luego me miró, entre desafiante y divertida, ahuecó la mano derecha como si cogiera algo y movió su lengua acompasadamente contra el carrillo, abrió una amplia sonrisa al ver mi cara estupefacta y miró al frente y se puso a pedalear alegremente.

Las calles son estrechas y casualmente nos íbamos encontrando en las respectivas paradas obligadas por los semáforos en rojo, al principio nos mirabamos distraidos, luego al ir coincidiendo, las miradas fueron más intensas, adquiriendo una complicidad, hasta la frase que me dejó boquiabierto.

En mis adentros pienso que tal vez le gusta que la persiga un desconocido. Mientras pedaleo con alegría repaso mentalmente la clave del asunto, en cada parada me mira y sonríe, pero en esta última parada se ha subido los shorts al máximo y ha echado el culo hacia mi, girando el cuello esa visión me obsesiona y a partir de aquí los semáforos verdes se alían con la verduga de mi obsesión la ciclista misteriosa, mientras se tornan rojo al pasar yo.
Se levanta deja que casi la alcance y luego se reagrupa entre los cuernos de la bici y rítmicamente se aleja, pedalea con fuerza y elegancia femenina y la voy perdiendo calle a calle, decido saltarme los rojos, ahora la persecución se ha vuelto peligrosa, coches esquivados, frenazos, gritos e insultos y con otro inconveniente más grave, me he empalmado terriblemente y los que halláis pasado por esa experiencia, podéis imaginar mi sufrimiento, la tranca golpeando a uno y otro lado del estrecho sillín en cada bache y mientras ella, levantándose en la bici para aumentar mi agonía, para sentarse y acelerar y dejarme a esos 100 - 150 metros que se me hacen eternos.
Me detengo frente a un escaparate y mi reflejo es el de un hombre capicua, de perfil sobresale mi nariz bajo el casco y una gran protuberancia, entre mis piernas que las mallas ciclistas apenas puede disimular, un espectáculo grotesco, solo me queda la huida hacia delante en la persecución imposible.
Las calles tienen nombre de poetas y los semáforos me saludan riendo al pasar.
Ella me sugiere una belleza extraña. La belleza de los camaleones dulce y salvaje.
Esta ceremonia de apareamiento, me está matando no llega el riego sanguineo, tengo que alimentar 3 piernas y una de ellas en constante crecimiento, que me hace respirar con dificultad y no me deja sentar.

En una esquina una mano me atrapa y arrastra a un portal de madera oscura, subimos a través de unos viejos escalones, con las bicis a cuestas, bufff no puedo parar de mirar su pequeñísimo short tejano.

Sin decir palabra se tumba sobre una pequeña alfombra de color blanco muy cómoda y de una textura muy suave, esa imágen así de espaldas con los ojos cerrados se me antoja enigmática.
Me pregunto si se hace la dormida o se ha dormido. No se que hacer me acerco hacia ella y subo con cuidado la camiseta doblándola sobre si misma, me gusta su cuerpo, sus músculos se distinguen a través de una piel suave ligeramente tostada. Lleva una camiseta de tirantes y un tanga blanco bajo sus mini-jeans.
Acaricio la curva de su espalda, aún está ligeramente sudorosa y la mano se desliza suavemente. Me acerco un poco más y deslizo la mano por debajo de la camiseta. Siento cómo se estremece, o quizás he sido yo quien se ha estremecido. Espero así unos segundos, escuchando el ritmo de su respiración.

Puedo sentir cómo con su brazo hace presión sobre el mío eso hace que el corazón se dispare en latidos cada vez más fuertes, incontrolados casi como cuando pedaleaba a toda velocidad.
Voy bajando hasta la cintura, muy suavemente me detengo allí, y entonces empiezo a seguir el límite de su tanga, ahora no puede estar dormida; le acaricio el trasero y me parece sentir que se tensa.

Seguro que está despierta, con ella no sé lo que va a pasar.
Voy bajando hasta el lugar donde siento los labios de su vagina,
dejo la palma de la mano completamente quieta, abarcando todo.....
Dejo pasar unos dos minutos, se me hacen eternos y maravillosos. Entonces se mueve apenas un milímetro la cadera, lo suficiente para que mi mano acople a la perfección. Cada milímetro es percibido en el ambiente tenso y eterno.
Comienzo a acariciar muy lentamente, de un modo que podría creer imperceptible,
pero ahora estoy seguro de que está concentrada y sentirá cualquier cambio.
Cuando comienzo a escucharla jadear trato de introducir mis dedos por debajo del elástico del tanga, pero sin alcanzar el interior. Dejo que sean sus caderas las que se autoacaricien con mi mano.
Sus jadeos resuenan ya por la habitación, con un timbre de voz que jamás habría imaginado. Pierde la paciencia y la dulzura, se bajas el tanga de un tirón. Cambio de mano, para llegar mejor al clítoris. Pero no tengo prisa. Empiezo acariciando con suavidad un punto un centímetro por encima, siento cómo se va tensando, como el arco de una ballesta a punto de ser disparada. Nunca había sentido tanto miedo y placer al mismo tiempo, me sorprende su mano sobre la mía, al principio sin control aparente, luego haciendo fuerza para que
baje. Bajo al clítoris, pero insiste en seguir bajando, a los labios de la vagina carnosos y humedecidos extremadamente, continúas guiándome e introduces mis dedos. Yo me resisto. Subo de nuevo al clítoris, pero vuelve a introducirme los dedos en la vagina. A partir
de ahí no me suelta la mano.


Está bien, ella manda. Arquea el cuerpo, jadea, grita, vuelves a arquear el cuerpo, salvaje deliciosa, me inclino y hundo mi cabeza en su entrepierna, apenas rozo con la lengua su coño inundado, inunda mi boca de un perfume excitante y consigue un orgasmo.
Se abraza a mí todavía suspirando. Poco a poco voy sintiendo cómo se relaja, pero no me suelta la mano, con sus movimientos la camiseta se le ha subido otra vez, dejando al descubierto el abdomen. Se le notan los abdominales y su barriguita tostada es terriblemente sexy.

Apenas lo he pensado y estoy besándole el ombligo, y más abajo también. Le beso las manos, que también ella tiene impregnadas de flujo. Así consigo que me suelte. Le beso los labios mientras ella abre las piernas para que me ponga cómodo.
Empiezo a lamerte, muy lentamente y en círculos. Se me ocurre que puedo escribirle mensajes con la lengua, y esperar a ver qué pasa. Empiezo por escribir mi nombre,
letra a letra. Escribir mi nombre con la lengua en su coño es como una provocación una llamada al orgasmo.....
Vuelve a jadear. La verdad es que me encanta verla así, la fiera domada. Con las manos me busca, me tomo mi tiempo, no tengo prisa, apenas aumento la velocidad y me dice que sí. Siento cómo se acerca tu orgasmo, y cuando veo que estás a punto disminuyo el ritmo.
La venganza es un plato que se sirve frío, me gusta pensar que siente que se lo ha perdido, que lo desea con locura, como yo atraparla a ella. Un toma y daca terriblemente excitante.
Me gusta pensar que me odia, por haberme parado, espero un poco, para ver su cara transformándose en ira, aumento de nuevo la velocidad y entonces vuelve a decir que sí que siga, si paras esta vez te mato, me tenía atrapado con sus uñas apretando, gime, jadea, grita, hasta que llega al orgasmo......


miércoles, 11 de junio de 2008

Vamos a superar la ficción

¿Cómo? me preguntareís ...... con la dura realidad.
Eráse una vez ...... Una mañana cualquiera de un dia cualquiera, medio adormilado para ir al trabajo, como todos los cansinos días.
La radio sonaba en la lejanía, mitad noticias, mitad anuncios y cuñas musicales en un primer momento, reconozco que pensé que había oído mal la noticia:

LA MINISTRA BIBIANA AÍDO CREA UN TELÉFONO PARA QUE LLAMEN LOS HOMBRES.

Anoté el número rapidamente sobre el papel de periódico que envolvía mi bocadillo;
pensé por fin han creado un teléfono para que llamemos nosotros, claro con la crisis, deben saber de nuestras angustias y soledades, un poco de compañía me vendrá bién pensé, este Gobierno parece que va entrando en razón, ahora los hombres tendremos las mismas oportunidades que las mujeres ......


Sali de casa contento tarareando una canción, tuve una agradable jornada de trabajo,
me sentía contento y seguro de mi mismo, luego llamaría al teléfono ese, seguro que me contestará una voz sensual y me dará unos minutos de paz.
Ocho horas y treinta minutos después.
-Buenassssss que llevas puesto, yo estoy en calzoncillos...empezé con mi creativa conversación ....un silencio sospechoso....
-Si pudieras darme tu dirección, te iba a dar una sorpresita, me contestó una voz de mujer sensual pero bastante mandona.
Vaya que efectividad pensé, seguro que me mandan una fantasía de dominación.
-Le dí la dirección del bar en el que estaba cenando. Y colgué

Estos macarrones están muy buenos le estaba comentando al mi camarero de siempre. Repensando en la velada que me esperaba, gracias a esta nueva minisistra.

En ese momento, una locutora de la televisión da la noticia de que se ha creado un teléfono para que llamen los maltratadores.

¿Cómo?, ¿qué?, ¡un teléfono para que llamen los maltratadores!, ¡están locas estas ministras!

Los macarrones se me atragantaron, uno de ellos se deslizó, saltando por la perilla hasta caer encima del pantalón. Acababa de llamar al número ese.......

Pero, ¡cómo es posible! que me pase esto a mi.

La televisión seguía dale que te pego.

Sale la Ministra Aído, y, refiriéndose a un grupo de personas los divide como miembros y miembras.

En aquel momento un ruido infernal de sirenas me hizo mirar por la ventana, habían localizado mi movil y un grupo especial GEO estaba roderando el local, salí con los brazos en alto, con el resto de macarrones a medio masticar.


Lo que peor me sentaba era, la sensacion de pardillo que me embargaba.......

sábado, 7 de junio de 2008

Más detalles inocentes ....

Lenguaje visual


La tristeza es una señal de vida
Hasta las rosas a veces

tienen sus pétalos cansados.
En ese estado hasta la luz mas ténue
tiene algo que mostrarnos
y la vieja pena que nos une
en la tristeza, los blues
se hemanan en el sueño y en nuestra mente
de forma que cuando despertamos
somos todo nostalgia.





Señal de vida porque fuimos hechos de sentimientos, la tristeza es un rio, una luz, una nube un sabor, un deseo.

Trayecto erótico

Una conductora francesa, tuvo un orgasmo, no sé si mirando el paisaje y se dejó el micro encendido por lo que los viajeros tuvieron un viaje maravilloso.
¡ Lo que hace el aburrimiento y la soledad de una cabina de conductor de tren !
Espero que no la despidan por esto.

martes, 3 de junio de 2008

No es lo que parece


-¿Cariño me violaste ayer?
-Casi
-¿Por qué no lo hiciste? ¿Acaso no te puse caliente?
-Mucho
-Me puedes explicar entonces que hacen mis braguitas dando vueltas enredadas en las aspas del ventilador del techo.
-Verás, en el cine, me desabrochaste la bragueta y me sacaste la polla, luego hiciste un agujero en el cartón de las palomitas y metiste mi pene por él, de modo que cada vez que cogías palomitas me acariciabas, con el dorso de los dedos, además abrías la boca y sacabas la palomita que había estado momentos antes al lado de mi tranca, ahora alojada comodamente en tu lengua, la chupabas asomándola a los labios, me mirabas y sonreías enigmáticamente; luego disimuladamente, en los créditos finales pelaste la piel del tronco con tus dedos, te agachaste y rozaste suavemente con tu lengua el glande. Me hiciste bramir como un animal, noté un placer indescriptible.
-Tu me metiste mano sin acabar de tocarme los pezones, con esa costumbre tuya de rodearme la aureola y tocarme el pezón tan ligeramente, que no sé si lo rozas o me lo imagino, volviéndome loca.
-En el coche, te recostaste en el suelo y me mostrabas uno de tus pezones saliendo a través del sujetator, asomando esa cereza deliciosa, que no te acaricié, eres vengativa, no sabía donde mirar y cuando no te miraba me mordías suavemente los huevos a través del pantalón. Siempre en el suelo mirando hacia arriba y sonriendo.
-¿Por eso subiste de dos en dos las escaleras y me llevabas al hombro para que subiéramos mas rápido?... me hiciste sentir como una caja de cartón, ligera y muy frágil.
-Por eso cuando no encontraba las llaves, bajaste mis pantalones y me mordisqueaste las caderas... por eso.
-Tardabas mucho y me estaba volviendo loca por tocarte.
-Tienes que entenderme, cuando me tienes toda la tarde, acariciándo, sacándome la lengua, provocándo, la sangre no corre por mis venas, hierve, vuela y bombea a donde tu ya sabes.
-Supongo que por eso, que corriese por el piso saltando por los sofás te excitó más.
-Qué seas saltadora de vallas no te derecho a restregarme, que puedes estar media hora corriendo sin que te alcance.
-Por eso te tiraste en plancha para hacerme un placaje y te diste contra la mesita de noche.
-Pero atrapé tu tobillo.
-Tramposo, te hacías el muerto, pensé que estabas grave.
-Me gustó estirar de tu tobillo, y que fueses apareciendo poco a poco, tus piernas sudorosas, sentir tus muslos redondos y duros, más cuando ya estás cansada y te dejas coger.
-Quería que me atrapases, pensé que nunca lo conseguirías.
-Al palpar el interior de tu entrepierna, noté que estabas empapada y eso me excitó aún más, por eso arranqué literalmente tus bragas y para que no cayeras en la tentación de ponértelas las tiré al techo. me gusta que estés sin nada debajo. Me gusta sentirte mía y desnuda.
-Me encantó cuando me llevaste en volandas contra la pared, no tocaba el suelo, me sentía transportada en el aire sin gravedad, como una pluma, sin saber a donde.
-Eras una pluma, hasta que te levanté una pierna y pude por fin colocarte la polla donde me gusta, me gusta tu forma de estremecerte, cuando empiezas a respirar profundo y gemir.
-Notaba tus embestidas, mi espalda contra el tabique, parecía que fuera a romperse, retumbaba como un tambor gigante, sentía dolor pero se mezclaba con el placer de tu penetración, me apetecía el dolor, que me partieses en dos. Noté como te clavaba las uñas en la espalda, quería que supieses que era tu gata.
-Buffff parecía que me arrancarias de cuajo la piel, llegué a tener miedo, pero yo te estaba metiendo la tranca esculpida con las venas marcadas, rozando fuertemente tu cueva, ensanchandola de tal forma que mi piel y la tuya sentían el mismo dolor del estiramiento forzando tu entrada, dolía, tu me clavabas las uñas y mientras me dejabas 10 lineas tenues de sangre, apretabas con fuerza y me pedias mas fuerza, eso me recordaba que era solo tuyo.
Desnuda como estabas, gritaste el orgasmo más sobrecogedor del mundo y de todos los mundos civilizados, hasta que se deshizo en un carnaval de gemidos guturales que hicieron huir al gato de la ventana y de todos los gatos en todas las ventanas, porque esa noche tu calor inundó todo el calor de todas las noches. La espalda abierta ardía y quería que ardiese más.
-Te corriste en mi interior y empezó a brotar tu leche como una explosión, noté toda su presión en el interior, me gustaba aquella imagen, tu de rodillas con tu espalda ensangrentada y mis muslos con tu leche caliente. Hasta que empezaste a temblar repentinamente, subrepticiamente, soterradamente, culminando en un profundo movimiento telúrico despertaste algo de lo que yo era dueña y jamás había sentido, transformaste la habitación en un enjambre de tus manos, tus piernas, tu boca y lenguas confundidas que se derritieron en un orgasmo compartido el más intenso y endemoniado que nunca ha sentido mi cuerpo.
-Luego tomamos vino caliente e hicimos el amor suavemente, sin un rasguño, me gustó caer extasiado en tus brazos y notar como me abrazabas, aunque estaba dolorido y cuando veo mis arañazos en el espejo, me recorre un placer extremo, vuelvo a notarme dentro de ti activando esos resortes mágicos.