miércoles, 31 de marzo de 2010

Ajedrez Erótico




Pierdes pieza, al fin te como un peón
se apagan las luces
aflojas de la blusa el botón
rozo tu pecho dormido
y tal como mandan los cánones
peón comido, pezón mordido
La partida está disparatada
Se apaga la luna
se adueñan las hadas
el silencio impera
A manos de un peón pierdo la torre
Algarabía, tus senos
se retuercen y saltan embravecidos
y la tela de tu vestido ruge en mis oídos
un poderoso árbol ha crecido.
A lo lejos un lobo lanza su aullido.
Pierdes el alfil en noble contienda
subes la falda coqueta
y palpo bajo los muslos a tientas
El ajedrez de la vida, blancas o negras
me quito la camisa
Tus pechos despiertan.
El alfil al caballo se enfrenta
el duro galope se presiente


y seca las gargantas.
Ya estás embravecida
y pierdo mi poca ropa
Jaque al rey me amenazas
Tomo la dama y tu vestido salta
Como peces tus muslos resbalan
Al fin sucia de besos
y manchada de caricias me pides otra partida.





Y ahora unos minutos de tensión, ajedrecística y algo más, un video entrañable sobre el tema aportado por Amie

Ajedrez Erótico


Pierdes pieza, al fin te como un peón
se apagan las luces
aflojas de la blusa el botón
rozo tu pecho dormido
y tal como mandan los cánones
peón comido, pezón mordido
La partida está disparatada
Se apaga la luna
se adueñan las hadas
el silencio impera
A manos de un peón pierdo la torre
Algarabía, tus senos
se retuercen y saltan embravecidos
y la tela de tu vestido ruge en mis oídos
un poderoso árbol ha crecido.
A lo lejos un lobo lanza su aullido.
Pierdes el alfil en noble contienda
subes la falda coqueta
y palpo bajo los muslos a tientas
El ajedrez de la vida, blancas o negras
me quito la camisa
Tus pechos despiertan.
El alfil al caballo se enfrenta
el duro galope se presiente
y seca las gargantas.
Ya estás embravecida
y pierdo mi poca ropa
Jaque al rey me amenazas
Tomo la dama y tu vestido salta
Como peces tus muslos resbalan
Al fin sucia de besos
y manchada de caricias me pides otra partida.



Y ahora unos minutos de tensión, ajedrecística y algo más, un video entrañable sobre el tema aportado por Amie

sábado, 27 de marzo de 2010

¿Quién gana y quién pierde?






Un delicioso video en el que se combinan ganas de perder

domingo, 21 de marzo de 2010

Última voluntad

Cuando por fín la luz se extingue y el sueño nos abraza entre las sabanas que nos acarician la piel, nuestra mente aún consciente nos hace deambular hacia lugares placenteros, donde vivimos de forma intensa la puerta que nos lleva a la satisfacción, al éxtasis, a resolver nuestras propias carencias, a rellenar aquello que nos falta, al cerrar nuestros ojos podemos comenzar a liberar los deseos más profundos, que no reconocemos y que no admitimos cuando estamos despiertos.

El altar de la imaginación es nuestra cama, un templo lleno de fantasías, allí se compensa la insatisfacción que tenemos. Los sueños nos revelan nuestros verdaderos deseos, aquellos ocultos y tal vez insólitos.

Ese laberinto es solo conocido por nuestro interior, pasadizos secretos nos llevan hasta las mazmorras secretas y laboratorios escondidos donde nos vemos gozando a niveles ocultos para nosotros, pero no para nuestra conciencia.

Antes de perder la conciencia en la bocanada del inicio de los sueños, siempre suplicamos una última voluntad, que ese sueño nos deleite, pero luego al igual que la realidad los sueños van más allá ......


Me ha encantado este corto de javier Fesser ¿cuál sería nuestra última voluntad?

Última voluntad

Cuando por fín la luz se extingue y el sueño nos abraza entre las sabanas que nos acarician la piel, nuestra mente aún consciente nos hace deambular hacia lugares placenteros, donde vivimos de forma intensa la puerta que nos lleva a la satisfacción, al éxtasis, a resolver nuestras propias carencias, a rellenar aquello que nos falta, al cerrar nuestros ojos podemos comenzar a liberar los deseos más profundos, que no reconocemos y que no admitimos cuando estamos despiertos.

El altar de la imaginación es nuestra cama, un templo lleno de fantasías, allí se compensa la insatisfacción que tenemos. Los sueños nos revelan nuestros verdaderos deseos, aquellos ocultos y tal vez insólitos.

Ese laberinto es solo conocido por nuestro interior, pasadizos secretos nos llevan hasta las mazmorras secretas y laboratorios escondidos donde nos vemos gozando a niveles ocultos para nosotros, pero no para nuestra conciencia.

Antes de perder la conciencia en la bocanada del inicio de los sueños, siempre suplicamos una última voluntad, que ese sueño nos deleite, pero luego al igual que la realidad los sueños van más allá ......


Me ha encantado este corto de javier Fesser ¿cuál sería nuestra última voluntad?

jueves, 18 de marzo de 2010

La Gravedad También afecta a los Calcetines



Desde hacía 2 semanas le aparecía un calcetín estrambótico, con flores y colores deliciosos en el jardín de su pequeña terraza, podía ser de cualquiera de los vecinos de pisos superiores, de modo que los iba guardando en una pequeña cajita de zapatos, a menudo los miraba y se preguntaba a quién pertenecían.




El caso es que una tarde llamó el vecino del cuarto.




-Es que me ha caído un calcetín.


Ah!. ¿De modo que eras tú ? Llevan cayéndote bastante tiempo.


-Pero este último era para la otra vecina y no se como se ha desprendido de su tendal.


-¿Regalas calcetines a otras?


-Pues si, luego los voy a buscar hablamos y no se como al final ellas hacen el amor conmigo.


-Pero aquí no habías venido nunca a buscar tus calcetines.


-No te lo tomes a mal, pero no creas que tiro los calcetines a todas, vives abajo de todo y recibes los que resbalan y caen.... cosas de la gravedad.


-¿Con cuantas vecinas no te has acostado todavía?


-Contigo, compréndelo eres la que vives abajo.


-Mira si lo que pretendes es enamorarme, te lo tendrás que currar un poco más...




Al cabo de unos días un calzoncillo apareció entre las plantas de su terracita.


-Me ha caído una prenda muy íntima.


-No me creo que sea tuya, deberás demostrarme que es tuya, pruébatela aquí mismo




Trás unos momentos de duda, se bajó los jeans lentamente mientras bajaban sintió en la piel que iba quedando desnuda, unos hirvientes labios que recorrían y dibujaban flores en su piel, que le rasgaban la espalda y aliviaban sus angustias.

Una lengua lenta como un caracol en lenta procesión llena de babas que saboreaba la pasión y que se encaminaba al deseo. Sus ojos se cerraron con fuerza y se dejó llevar, sorber y absorber. El suave desliz sobre sus carnes aumentaba el delirio...hasta quedar pendido en el espacio, en el tiempo infinito.


Se oyeron unos débiles gemidos infinitos, luego un grito gutural desesperado y como una fuente caudalosa ... se derramó néctar hirviente para que ella pudiera beber.

...Luego ella invadida por una extraña lujuria, tuvo la necesidad imperiosa de probarse aquella ropa interior que aquel hombre había llevado, recibió las caricias de unos labios con sabor a terciopelo que fue quemando en suave encanto la piel de su feminidad su lengua salvaje y al mismo tiempo dulcísima se encandiló ante el brillo de su cueva, ágata de fuego granate


Su cuerpo que estalla en indómitas embestidas ahogándose a si misma de placer, hembra tan poseída, tan puta, hambrienta endemoniada de deseo ante esa copula en abuso mutuo, cielo e infierno conjugados.




-Creo que estos calzoncillos te pertenecen pero pensándolo bien creo que te daré otra cita, no hace falta que me tires nada más, en todo caso yo seré la prenda que tu te tires.

La Gravedad También afecta a los Calcetines



Desde hacía 2 semanas le aparecía un calcetín estrambótico, con flores y colores deliciosos en el jardín de su pequeña terraza, podía ser de cualquiera de los vecinos de pisos superiores, de modo que los iba guardando en una pequeña cajita de zapatos, a menudo los miraba y se preguntaba a quién pertenecían.




El caso es que una tarde llamó el vecino del cuarto.




-Es que me ha caído un calcetín.


Ah!. ¿De modo que eras tú ? Llevan cayéndote bastante tiempo.


-Pero este último era para la otra vecina y no se como se ha desprendido de su tendal.


-¿Regalas calcetines a otras?


-Pues si, luego los voy a buscar hablamos y no se como al final ellas hacen el amor conmigo.


-Pero aquí no habías venido nunca a buscar tus calcetines.


-No te lo tomes a mal, pero no creas que tiro los calcetines a todas, vives abajo de todo y recibes los que resbalan y caen.... cosas de la gravedad.


-¿Con cuantas vecinas no te has acostado todavía?


-Contigo, compréndelo eres la que vives abajo.


-Mira si lo que pretendes es enamorarme, te lo tendrás que currar un poco más...




Al cabo de unos días un calzoncillo apareció entre las plantas de su terracita.


-Me ha caído una prenda muy íntima.


-No me creo que sea tuya, deberás demostrarme que es tuya, pruébatela aquí mismo




Trás unos momentos de duda, se bajó los jeans lentamente mientras bajaban sintió en la piel que iba quedando desnuda, unos hirvientes labios que recorrían y dibujaban flores en su piel, que le rasgaban la espalda y aliviaban sus angustias.

Una lengua lenta como un caracol en lenta procesión llena de babas que saboreaba la pasión y que se encaminaba al deseo. Sus ojos se cerraron con fuerza y se dejó llevar, sorber y absorber. El suave desliz sobre sus carnes aumentaba el delirio...hasta quedar pendido en el espacio, en el tiempo infinito.


Se oyeron unos débiles gemidos infinitos, luego un grito gutural desesperado y como una fuente caudalosa ... se derramó néctar hirviente para que ella pudiera beber.

...Luego ella invadida por una extraña lujuria, tuvo la necesidad imperiosa de probarse aquella ropa interior que aquel hombre había llevado, recibió las caricias de unos labios con sabor a terciopelo que fue quemando en suave encanto la piel de su feminidad su lengua salvaje y al mismo tiempo dulcísima se encandiló ante el brillo de su cueva, ágata de fuego granate


Su cuerpo que estalla en indómitas embestidas ahogándose a si misma de placer, hembra tan poseída, tan puta, hambrienta endemoniada de deseo ante esa copula en abuso mutuo, cielo e infierno conjugados.




-Creo que estos calzoncillos te pertenecen pero pensándolo bien creo que te daré otra cita, no hace falta que me tires nada más, en todo caso yo seré la prenda que tu te tires.

martes, 9 de marzo de 2010

La Noche de los Paraguas Voladores

Estaba aterido de frío, exhausto, allí donde le dejó, a resguardo bajo el puente, su cuerpo temblaba por las cuchilladas del agua helada entre sus ropas.

-¿Pero aún estás ahí?

-No he tenido valor para salir de aquí sin algo para guarecerme

Una racha de viento huracanada, había quebrado miles de paraguas al mismo tiempo, al unísono, miles de improvisadas cometas redondas de infinitos colores con varillas partidas, se alzaron entre los grises y mojados edificios.

Luego la nevada, cabezas y cejas blancas y escalofríos de la nieve escurriéndose por los cuerpos aún calientes.

Solo un hombre de extraña habilidad, dominó su paraguas evitando el caos, el antiguo paraguas se dobló como un junco pero recuperó su forma. De nada le sirvió .....

Los ojos grandes y suplicantes de aquella mujer que luego resultó ser cantante, al borde de una conferencia de prensa vital para su incipiente carrera.

-Si me dejaras el paraguas ....lo necesito para mi peinado nuevo.




. . . o o o O o o o . . .


-Pídeme lo que quieras, me has solucionado la vida.

-Pues .... dedícame una canción.

-Vale, pero eso será luego, ahora te vienes conmigo.






En una fría noche de invierno, en una acogedora cabaña de madera entre sábanas limpias de hilo antes de hacer el amor suavemente, se compuso una de las más deliciosas canciones de amor jamás escritas:


'night of broken umbrellas'


. . . o o o O o o o . . .




Desde entonces en las noches más desapacibles de la ciudad, aparecen hombres solícitos con sus grandes y oscuros paraguas protectores.

La Noche de los Paraguas Voladores

Estaba aterido de frío, exhausto, allí donde le dejó, a resguardo bajo el puente, su cuerpo temblaba por las cuchilladas del agua helada entre sus ropas.

-¿Pero aún estás ahí?

-No he tenido valor para salir de aquí sin algo para guarecerme

Una racha de viento huracanada, había quebrado miles de paraguas al mismo tiempo, al unísono, miles de improvisadas cometas redondas de infinitos colores con varillas partidas, se alzaron entre los grises y mojados edificios.

Luego la nevada, cabezas y cejas blancas y escalofríos de la nieve escurriéndose por los cuerpos aún calientes.

Solo un hombre de extraña habilidad, dominó su paraguas evitando el caos, el antiguo paraguas se dobló como un junco pero recuperó su forma. De nada le sirvió .....

Los ojos grandes y suplicantes de aquella mujer que luego resultó ser cantante, al borde de una conferencia de prensa vital para su incipiente carrera.

-Si me dejaras el paraguas ....lo necesito para mi peinado nuevo.




. . . o o o O o o o . . .


-Pídeme lo que quieras, me has solucionado la vida.

-Pues .... dedícame una canción.

-Vale, pero eso será luego, ahora te vienes conmigo.






En una fría noche de invierno, en una acogedora cabaña de madera entre sábanas limpias de hilo antes de hacer el amor suavemente, se compuso una de las más deliciosas canciones de amor jamás escritas:


'night of broken umbrellas'


. . . o o o O o o o . . .




Desde entonces en las noches más desapacibles de la ciudad, aparecen hombres solícitos con sus grandes y oscuros paraguas protectores.

miércoles, 3 de marzo de 2010

No se Follar

No se follar!

-¡Y a mi que me cuentas! ¡No pretenderás que te enseñe yo!

-¡Ah¡ Veo que tu tampoco sabes, solo me he acercado aquí a tu mesa para que me digas si conoces a alguien que me pueda enseñar. Como estás sola pensé que no te molestaría.

-La verdad es que eres original. Pero no me creo que no sepas follar, todo el mundo sabe y además siendo un tio tan atractivo.

-Pues no, no sé, nadie me ha enseñado, mis padres lo daban por sabido y mis amigos que ya me lo habían contado mis padres. El caso es que no sé y siempre me ha dado un poco de vergüenza preguntar.




Una hoja en blanco pensó ella, desde luego era un hombre atlético y agradable, valía la pena aleccionarlo en este mundo a su estilo un verdadero siervo del amor, un caso raro, desde luego una oportunidad para no ser desaprovechada.

-Te voy a enseñar yo personalmente pero primero me has de dejar que pruebe el producto, deja que te meta mano, no sea que tu miembro esté defectuoso, siéntate aquí a mi lado.

La mano se deslizó suavemente por encima de los muslos bajo la mesa, luego palpó por encima de la bragueta, desabrochó los jeans e introdujo los dedos palpando un miembro que apenas podía abarcar con una mano, reaccionó con una semi ereción nunca vista.

Ohhhh! ¡Bufff! ¡Pero si la tienes muy gorda!

Un pequeño suspiro se escapó de la boca de aquella mujer que llevaba un tiempo sin hacer el amor, sin darse cuenta había sido seducida por aquel hombre sencillo y virgen.


Pequeño enfrentamiento entre el autor del blog y la principal protagonista.


-¡No se escribir! Ahora me doy cuenta, no se acabar la historia.

-Mira autor del blog no seas mierdoso !Haz el favor de acabar la historia! por una vez que encuentro a un hombre al que puedo amoldar a mi gusto, bien dotado, ¿me voy a quedar así? Dimito como protagonista búscate a otra, yo quiero follarme a ese tipo. ¡Arreglalo!

No se Follar

No se follar!

-¡Y a mi que me cuentas! ¡No pretenderás que te enseñe yo!

-¡Ah¡ Veo que tu tampoco sabes, solo me he acercado aquí a tu mesa para que me digas si conoces a alguien que me pueda enseñar. Como estás sola pensé que no te molestaría.

-La verdad es que eres original. Pero no me creo que no sepas follar, todo el mundo sabe y además siendo un tio tan atractivo.

-Pues no, no sé, nadie me ha enseñado, mis padres lo daban por sabido y mis amigos que ya me lo habían contado mis padres. El caso es que no sé y siempre me ha dado un poco de vergüenza preguntar.




Una hoja en blanco pensó ella, desde luego era un hombre atlético y agradable, valía la pena aleccionarlo en este mundo a su estilo un verdadero siervo del amor, un caso raro, desde luego una oportunidad para no ser desaprovechada.

-Te voy a enseñar yo personalmente pero primero me has de dejar que pruebe el producto, deja que te meta mano, no sea que tu miembro esté defectuoso, siéntate aquí a mi lado.

La mano se deslizó suavemente por encima de los muslos bajo la mesa, luego palpó por encima de la bragueta, desabrochó los jeans e introdujo los dedos palpando un miembro que apenas podía abarcar con una mano, reaccionó con una semi ereción nunca vista.

Ohhhh! ¡Bufff! ¡Pero si la tienes muy gorda!

Un pequeño suspiro se escapó de la boca de aquella mujer que llevaba un tiempo sin hacer el amor, sin darse cuenta había sido seducida por aquel hombre sencillo y virgen.


Pequeño enfrentamiento entre el autor del blog y la principal protagonista.


-¡No se escribir! Ahora me doy cuenta, no se acabar la historia.

-Mira autor del blog no seas mierdoso !Haz el favor de acabar la historia! por una vez que encuentro a un hombre al que puedo amoldar a mi gusto, bien dotado, ¿me voy a quedar así? Dimito como protagonista búscate a otra, yo quiero follarme a ese tipo. ¡Arreglalo!

lunes, 1 de marzo de 2010

Historia de un Beso Desesperado



A veces no todo es lo que parece y detrás de un rechazo hay una muestra brutal de amor

Historia de un Beso Desesperado



A veces no todo es lo que parece y detrás de un rechazo hay una muestra brutal de amor