lunes, 26 de abril de 2010

Sueños Encadenados

En primer lugar se le nubló la vista, luego aquel horrible pasadizo sin fondo, su final estaba ligado al término de la terrible caida, pero la angustia se transformó al despertarse en un jardín lleno de flores multicolores, el aroma penetrante de los pétalos la invadía por completo.
Se sintió arrastrada por unos poderosos brazos más tarde la depositaron suavemente sobre una cama de helechos, una chillona dama, extraida de una baraja de naipes ayudada por unos saltarines elfos verdes empezaron a desnudarla lentamente, curiosamente no le asustó, más bien lo estaba deseando, tenia un ardor entre las piernas que hacía maldecir la lentitud de aquellos seres, la dama la besó delicadamente en la comisura de los labios, sintió una cierta aprensión cerró los ojos pero abrió ligeramente la boca para recibir una lengua que la aplacase de tal calentura, abrió los ojos de nuevo y ¡Oh! se encontró con el peso de un príncipe muy atractivo, este pasaba la lengua con una destreza que no conocía y sus manos liberaban sus senos, a estas alturas totalmente sensibilzados, inflamados y con los pezones sonrosados doloridos a punto de explotar.

El príncipe pasó su lengua por aquellas blancas turgencias y mordisqueaba sus cerezas de una a otra, la cueva del placer semejaba un infierno en ebullición y le parecía que se le había escapado el piss de lo mojada que se sentía.


Sus sensaciones fantasmales fueron aumentando cuando aquella lengua y cuidadísimas manos siguieron recorriendo su cuerpo con la magia de quién le estaba leyendo el pensamiento, siguieron recorriendo su cuerpo muy despacio vientre abajo, nunca nadie le había hecho aquello y se estaba volviendo loca de placer.

Aquellos dedos no pararon ahí, abrieron lentamente sus piernas empujando por las rodillas hacia afuera y aquella lengua de sangre azul empezó a lamer sus muslos, unos dedos acariciaban su rajita, de arriba abajo y de abajo arriba muy suavemente, una de aquellas manos que olía tan bien enredaba los dedos en sus pelitos estirando y acariciando su monte de Venus, luego la lengua seguía el camino de las manos. De pronto la lengua se detuvo sobre su clítoris, ese botoncito mágico que ella también conocía porque ella misma se lo había acariciado muchas veces produciéndole muchísimo placer, pero este no era nada comparado con el placer que le estaba produciendo aquella maravillosa lengua, subía, bajaba, se introducía como nunca se había imaginado dentro de su rajita y de pronto volvía al dichoso botoncito, su cuerpo comenzó a elevarse, sus caderas se estremecían convulsivamente contra aquella boca que acariciaba su coño hirviente y una fuerte corriente eléctrica comenzó a recorrer su espina dorsal, lanzó un grito gutural y comenzó a correrse de una forma tremenda, inhumana, su cuerpo daba unas sacudidas salvajes como si fuese recorrido por una serie de descargas eléctricas.

Luego esas descargas eléctricas se transformaron en un:

beep, beeep, beeeeeeep

Un zumbido metálico, constante, agresivo, monstruoso, se dio cuenta de que era su maldito despertador, malhumorada comprobó que estaba en su cama de siempre, todo había sido un sueño, se vistió para ir al trabajo de mala gana, no sin antes observar que sus sábanas estaban totalmente mojadas...
¿un sueño?.....



...--- o O o ---...


Todo empezó por no hacer caso a las advertencias de aquel viejo cine de barrio, en el folleto lo decía bien claro, que la experiencia sería difilmente inolvidable, unas nuevas técnicas que superaban de largo el 3D y se metía en el subconsciente, con una hipnosis indetectable.

'Alicia en el País de las Maravillas'


El caso es que ahora eran las 7 de la tarde y se sorprendió a si misma y a sus amigas diciendo que ya quería ir a dormir de nuevo.
Estaba deseando encadenar aquel extraño sueño y ver como 'acababa' de una vez.


Un Conejo Blanco enorme que llevaba varios relojes, le preguntó la hora.


-No llevo reloj


-¡Quitate las bragas como castigo!


-Como quieras, pero no me hagas nada por favor


-¡Ahora enseñame debajo de la falda!


.... Se asustó aparecieron detrás de ella un león gigantesco, era el Rey León, un espantapajaros y el mago de hoz, le miraban ahí abajo, le gustaba que le viesen así indefensa, de repente el Rey León comenzó a hablar muy suavemente con voz muy grave...



- ¿Quién eres tú? ¿Qué hace una chica tan guapa como tú en este lugar?



- Yo me llamo Alicia (no se porqué dijo ese nombre) y no sé dónde estoy, me he perdido, antes estuve en una cama blanca, luego en un tunel negro y ahora no lo sé.


- Debes obedecerme este es mi territorio y soy el Rey y no te pasará nada.


- Si mi rey, yo haré todo lo que su excelencia diga.



Entonces el Rey León se elevó sobre sus patas traseras y se quedó con la boca abierta contemplando el hermoso miembro que el Rey tenía entre sus piernas, era enorme y se estaba poniendo totalmente erecto, como si la adorase, debido a que ella le había enseñado sus partes íntimas.


- ¿Te gusta? ¿Quieres cogerlo con tu mano?


Ella un poco atemorizada alargó su mano y abarcó aquella lanza que estaba muy dura y caliente, él le dijo que la acariciara suavemente y ella así lo hizo comenzando a excitarse terriblemente, sus muslos volvían a estar muy calientes y mojados, bajaba la piel ritmicamente de aquel miembro y cada vez crecía más, parecía que nunca iba a parar.
De pronto se sintió en volandas el 'Sombrerero Loco' apareció en escena y la recostó sobre unas hojas gigantes de castaño muy blanditas, el Rey León estaba a su lado, le sacó sus pechos con las garras sin hacerle un rasguño, la acariciaba suavemente, la enorme boca del Rey se apoderó de sus pezones, tuvo miedo pero le dejó hacer, se los lamía tan suavemente que no pegaba con su aspecto salvaje y la mismo tiempo arístocratico, él se fue girando hacia sus piernas pero antes le dijo que se metiera su miembro en la boca y se lo chupara, estaba asustadísima pero el insistió con un pequeño bramido, entonces se decidió, comenzó a chupar aquella polla con verdadero deleite y... ¡Oh maravilla!
Apareció de nuevo el Conejo Blanco Gigante 'el que siempre llega tarde' y la fue desnudando con gran habilidad sin que ella ofreciese resistencia, más bien al contrario.


Mientras el Rey con su gran lengua, le estaba chupando a ella su rajita, abarcando casi todo el muslo dándole un placer terrible, similar a lo había hecho la Dama de Corazones o el Príncipe... quizás Era él mismo.


No entendía nada pero tampoco nada le importaba, solo el placer que estaba sintiendo que era sublime, de pronto ella comenzó a sentir unos espasmos terribles y aquella verga real empezó a vibrar en su boca de una forma tremenda, ella sintió un orgasmo fenomenal y de inmediato de aquella lanza comenzó a salir un líquido caliente y espeso a gran presión, a ella aquel líquido le gustó muchísimo y trató de tragarlo todo pero era mucho lo que echaba, le bañó el cuerpo y tubo que tirar una buena parte fuera, el Rey entonces se giró y mirándola fijamente a los ojos le prohibió dormirse...


-Si te duermes aqui perderás este sueño, esto no termina aquí, acaba de empezar, hoy sentirás nuevas sensaciones solo si tu quieres ¿Estás dispuesta?


-Si mi Rey, eres mi señor, lo que tu digas.


Entonces el Rey alargó su mano y comenzó a acariciar suavemente su vagina que estaba muy mojada, uno de sus gordos y largos dedos comenzó a penetrar suavemente por su agujerito haciéndole muchas cosquillas, a ella le encantaba porque era un dedo gordo y suave, el Rey al mismo tiempo la besaba y chupaba sus pezones con su gran lengua que tapaba casi toda sus tetas, estaban a reventar de lo duras que las tenía, después de un rato el Rey comenzó a meter otro dedo mas parecía como si quisiera hacer su agujerito muy grande pero a ella le gustaba, pasados unos minutos metiendo y sacando suavemente sus dedos el Rey le indicó como tenía que ponerse y él colocándose sobre ella cogió con la mano su enorme miembro, lo apuntó a la entrada de su coño y comenzó a presionar sobre ella hasta que esa gran cabeza penetró dentro, ella sintió un ligero dolor pero al mismo tiempo un enorme placer, él siguió empujando y su enorme cosa comenzó a penetrarla, hasta que notó que le dolía, entonces él dejó de empujar caballerosamente, estuvo quieto un buen rato, chupando y acariciando los pezones, de pronto echó sus caderas hacia atrás y empujó hacia delante de golpe, ella sintió un dolor extraño que se transformó en placer, se le escapó una serie de gemidos y pidió al Rey que siguiera empujando le gustaba aquella cosa en su interior, el volvió a inmobilizarse y al mismo tiempo le hablaba suavemente justo en su oreja pidiéndole que se relajara, le producían unas vibraciones muy gustosas en la orejita aquella voz, cuando ella se calmó él comenzó a moverse muy despacito, adentro, afuera, adentro, afuera, ella comenzó a sentir un calor tremendo, su cosita comenzó a producir flujos y el pistón del Rey comenzó a deslizarse con toda facilidad produciendo a ambos un placer enorme, pedía mas y mas, ambos comenzaron a emitir aullidos y ambos se corrieron como verdaderas bestias, otra vez su cuerpo con sus sacudidas y la serie de descargas eléctricas


Beep, beep, beeeeeeep, ¡noooooo! ¡¡mierdaaaaaaaaa!!


Pero esta vez antes de caer en la inconsciencia del 'no sueño' le dió tiempo a besarle con pasión antes de desaparecer.

Sueños Encadenados

En primer lugar se le nubló la vista, luego aquel horrible pasadizo sin fondo, su final estaba ligado al término de la terrible caida, pero la angustia se transformó al despertarse en un jardín lleno de flores multicolores, el aroma penetrante de los pétalos la invadía por completo.
Se sintió arrastrada por unos poderosos brazos más tarde la depositaron suavemente sobre una cama de helechos, una chillona dama, extraida de una baraja de naipes ayudada por unos saltarines elfos verdes empezaron a desnudarla lentamente, curiosamente no le asustó, más bien lo estaba deseando, tenia un ardor entre las piernas que hacía maldecir la lentitud de aquellos seres, la dama la besó delicadamente en la comisura de los labios, sintió una cierta aprensión cerró los ojos pero abrió ligeramente la boca para recibir una lengua que la aplacase de tal calentura, abrió los ojos de nuevo y ¡Oh! se encontró con el peso de un príncipe muy atractivo, este pasaba la lengua con una destreza que no conocía y sus manos liberaban sus senos, a estas alturas totalmente sensibilzados, inflamados y con los pezones sonrosados doloridos a punto de explotar.

El príncipe pasó su lengua por aquellas blancas turgencias y mordisqueaba sus cerezas de una a otra, la cueva del placer semejaba un infierno en ebullición y le parecía que se le había escapado el piss de lo mojada que se sentía.


Sus sensaciones fantasmales fueron aumentando cuando aquella lengua y cuidadísimas manos siguieron recorriendo su cuerpo con la magia de quién le estaba leyendo el pensamiento, siguieron recorriendo su cuerpo muy despacio vientre abajo, nunca nadie le había hecho aquello y se estaba volviendo loca de placer.

Aquellos dedos no pararon ahí, abrieron lentamente sus piernas empujando por las rodillas hacia afuera y aquella lengua de sangre azul empezó a lamer sus muslos, unos dedos acariciaban su rajita, de arriba abajo y de abajo arriba muy suavemente, una de aquellas manos que olía tan bien enredaba los dedos en sus pelitos estirando y acariciando su monte de Venus, luego la lengua seguía el camino de las manos. De pronto la lengua se detuvo sobre su clítoris, ese botoncito mágico que ella también conocía porque ella misma se lo había acariciado muchas veces produciéndole muchísimo placer, pero este no era nada comparado con el placer que le estaba produciendo aquella maravillosa lengua, subía, bajaba, se introducía como nunca se había imaginado dentro de su rajita y de pronto volvía al dichoso botoncito, su cuerpo comenzó a elevarse, sus caderas se estremecían convulsivamente contra aquella boca que acariciaba su coño hirviente y una fuerte corriente eléctrica comenzó a recorrer su espina dorsal, lanzó un grito gutural y comenzó a correrse de una forma tremenda, inhumana, su cuerpo daba unas sacudidas salvajes como si fuese recorrido por una serie de descargas eléctricas.

Luego esas descargas eléctricas se transformaron en un:

beep, beeep, beeeeeeep

Un zumbido metálico, constante, agresivo, monstruoso, se dio cuenta de que era su maldito despertador, malhumorada comprobó que estaba en su cama de siempre, todo había sido un sueño, se vistió para ir al trabajo de mala gana, no sin antes observar que sus sábanas estaban totalmente mojadas...
¿un sueño?.....



...--- o O o ---...


Todo empezó por no hacer caso a las advertencias de aquel viejo cine de barrio, en el folleto lo decía bien claro, que la experiencia sería difilmente inolvidable, unas nuevas técnicas que superaban de largo el 3D y se metía en el subconsciente, con una hipnosis indetectable.

'Alicia en el País de las Maravillas'


El caso es que ahora eran las 7 de la tarde y se sorprendió a si misma y a sus amigas diciendo que ya quería ir a dormir de nuevo.
Estaba deseando encadenar aquel extraño sueño y ver como 'acababa' de una vez.


Un Conejo Blanco enorme que llevaba varios relojes, le preguntó la hora.


-No llevo reloj


-¡Quitate las bragas como castigo!


-Como quieras, pero no me hagas nada por favor


-¡Ahora enseñame debajo de la falda!


.... Se asustó aparecieron detrás de ella un león gigantesco, era el Rey León, un espantapajaros y el mago de hoz, le miraban ahí abajo, le gustaba que le viesen así indefensa, de repente el Rey León comenzó a hablar muy suavemente con voz muy grave...



- ¿Quién eres tú? ¿Qué hace una chica tan guapa como tú en este lugar?



- Yo me llamo Alicia (no se porqué dijo ese nombre) y no sé dónde estoy, me he perdido, antes estuve en una cama blanca, luego en un tunel negro y ahora no lo sé.


- Debes obedecerme este es mi territorio y soy el Rey y no te pasará nada.


- Si mi rey, yo haré todo lo que su excelencia diga.



Entonces el Rey León se elevó sobre sus patas traseras y se quedó con la boca abierta contemplando el hermoso miembro que el Rey tenía entre sus piernas, era enorme y se estaba poniendo totalmente erecto, como si la adorase, debido a que ella le había enseñado sus partes íntimas.


- ¿Te gusta? ¿Quieres cogerlo con tu mano?


Ella un poco atemorizada alargó su mano y abarcó aquella lanza que estaba muy dura y caliente, él le dijo que la acariciara suavemente y ella así lo hizo comenzando a excitarse terriblemente, sus muslos volvían a estar muy calientes y mojados, bajaba la piel ritmicamente de aquel miembro y cada vez crecía más, parecía que nunca iba a parar.
De pronto se sintió en volandas el 'Sombrerero Loco' apareció en escena y la recostó sobre unas hojas gigantes de castaño muy blanditas, el Rey León estaba a su lado, le sacó sus pechos con las garras sin hacerle un rasguño, la acariciaba suavemente, la enorme boca del Rey se apoderó de sus pezones, tuvo miedo pero le dejó hacer, se los lamía tan suavemente que no pegaba con su aspecto salvaje y la mismo tiempo arístocratico, él se fue girando hacia sus piernas pero antes le dijo que se metiera su miembro en la boca y se lo chupara, estaba asustadísima pero el insistió con un pequeño bramido, entonces se decidió, comenzó a chupar aquella polla con verdadero deleite y... ¡Oh maravilla!
Apareció de nuevo el Conejo Blanco Gigante 'el que siempre llega tarde' y la fue desnudando con gran habilidad sin que ella ofreciese resistencia, más bien al contrario.


Mientras el Rey con su gran lengua, le estaba chupando a ella su rajita, abarcando casi todo el muslo dándole un placer terrible, similar a lo había hecho la Dama de Corazones o el Príncipe... quizás Era él mismo.


No entendía nada pero tampoco nada le importaba, solo el placer que estaba sintiendo que era sublime, de pronto ella comenzó a sentir unos espasmos terribles y aquella verga real empezó a vibrar en su boca de una forma tremenda, ella sintió un orgasmo fenomenal y de inmediato de aquella lanza comenzó a salir un líquido caliente y espeso a gran presión, a ella aquel líquido le gustó muchísimo y trató de tragarlo todo pero era mucho lo que echaba, le bañó el cuerpo y tubo que tirar una buena parte fuera, el Rey entonces se giró y mirándola fijamente a los ojos le prohibió dormirse...


-Si te duermes aqui perderás este sueño, esto no termina aquí, acaba de empezar, hoy sentirás nuevas sensaciones solo si tu quieres ¿Estás dispuesta?


-Si mi Rey, eres mi señor, lo que tu digas.


Entonces el Rey alargó su mano y comenzó a acariciar suavemente su vagina que estaba muy mojada, uno de sus gordos y largos dedos comenzó a penetrar suavemente por su agujerito haciéndole muchas cosquillas, a ella le encantaba porque era un dedo gordo y suave, el Rey al mismo tiempo la besaba y chupaba sus pezones con su gran lengua que tapaba casi toda sus tetas, estaban a reventar de lo duras que las tenía, después de un rato el Rey comenzó a meter otro dedo mas parecía como si quisiera hacer su agujerito muy grande pero a ella le gustaba, pasados unos minutos metiendo y sacando suavemente sus dedos el Rey le indicó como tenía que ponerse y él colocándose sobre ella cogió con la mano su enorme miembro, lo apuntó a la entrada de su coño y comenzó a presionar sobre ella hasta que esa gran cabeza penetró dentro, ella sintió un ligero dolor pero al mismo tiempo un enorme placer, él siguió empujando y su enorme cosa comenzó a penetrarla, hasta que notó que le dolía, entonces él dejó de empujar caballerosamente, estuvo quieto un buen rato, chupando y acariciando los pezones, de pronto echó sus caderas hacia atrás y empujó hacia delante de golpe, ella sintió un dolor extraño que se transformó en placer, se le escapó una serie de gemidos y pidió al Rey que siguiera empujando le gustaba aquella cosa en su interior, el volvió a inmobilizarse y al mismo tiempo le hablaba suavemente justo en su oreja pidiéndole que se relajara, le producían unas vibraciones muy gustosas en la orejita aquella voz, cuando ella se calmó él comenzó a moverse muy despacito, adentro, afuera, adentro, afuera, ella comenzó a sentir un calor tremendo, su cosita comenzó a producir flujos y el pistón del Rey comenzó a deslizarse con toda facilidad produciendo a ambos un placer enorme, pedía mas y mas, ambos comenzaron a emitir aullidos y ambos se corrieron como verdaderas bestias, otra vez su cuerpo con sus sacudidas y la serie de descargas eléctricas


Beep, beep, beeeeeeep, ¡noooooo! ¡¡mierdaaaaaaaaa!!


Pero esta vez antes de caer en la inconsciencia del 'no sueño' le dió tiempo a besarle con pasión antes de desaparecer.

martes, 13 de abril de 2010

Retroalimentado






Es en esencia una corriente que regresa del mensaje tal y como es recibido del receptor.




Se va amplificando si se administra con habilidad, su impacto y su efecto pueden ser instantáneos y poderosos, multiplicando los resortes como en la comunicación cara a cara.
La retroalimentación es muy importante para el sistema sensorial ya que permite ajustar, modificar o cambiar señales de acuerdo con los dictados del momento.

El combustible de la seducción puede aplicarse a una serie de gestos que inducen otros en nosotros mismos.
Es la pescadilla que se muerde su propia cola e intenta escapar sabiendo que se va comer a si misma.












Acordaros de darle al botoncito rojo para desactivar la música de la página y oir la del video.

Retroalimentado






Es en esencia una corriente que regresa del mensaje tal y como es recibido del receptor.




Se va amplificando si se administra con habilidad, su impacto y su efecto pueden ser instantáneos y poderosos, multiplicando los resortes como en la comunicación cara a cara.
La retroalimentación es muy importante para el sistema sensorial ya que permite ajustar, modificar o cambiar señales de acuerdo con los dictados del momento.

El combustible de la seducción puede aplicarse a una serie de gestos que inducen otros en nosotros mismos.
Es la pescadilla que se muerde su propia cola e intenta escapar sabiendo que se va comer a si misma.












Acordaros de darle al botoncito rojo para desactivar la música de la página y oir la del video.

lunes, 12 de abril de 2010

Cuando menos te lo esperas




El erotismo tiene esto. Cuando menos te lo esperas
¿A que chica no le ha pasado esto alguna vez?
Cuando uno se sube a la bici ha de tener mucho cuidado con el sillín....

Cuando menos te lo esperas




El erotismo tiene esto. Cuando menos te lo esperas
¿A que chica no le ha pasado esto alguna vez?
Cuando uno se sube a la bici ha de tener mucho cuidado con el sillín....

domingo, 4 de abril de 2010

Pequeñas Incognitas


Se había desbaratado todo su orden establecido....

Se estaba duchando desnuda, estaba sola relajada, extrañamente había mojado más que nunca el suelo, le excitaba ver como el agua de su pelo resbalaba provocando mil y una carreras de gotas tibias sobre su piel, cuando se dio cuenta que había colocado su ropa seca sobre el suelo ahora inundado, no le importó (tiempo atrás hubiera soltado un grito).

Mientras la ropa va absorbiendo poco a poco el agua....Sus largos cabellos dorados impregnados de agua y jabón, visten sus hombros, su torso parece una estatua dorada, se enjabona lentamente absorta en sus pensamientos, el tiempo se congela y solo se escuchan leves goteos.

Sus curvas son acentuadas, su piel anaranjada su pelo aúreo refleja los rayos lunares plateados que se cuelan por la vieja ventana de madera, el timbre del teléfono suena insistentemente, sale como la trajeron del mundo del baño y se dirige al antiguo salón de su antigua casa de campo, avista una luz en la ventana contigua de otra vieja casa, la luz se apaga al mirar fijamente.

Sale precipitadamente de sus leves pensamientos dirigiéndose al comedor. Las pisadas se van marcando sobre la madera del suelo, formando un sendero de agua mezclada con jabón, sus manos están temblorosas cuando cierra el postigo de la ventana, sabiendo que han visto su desnudez al otro lado.

Suena el teléfono, coge el auricular, esperaba y temía esa llamada, sabe quién es, también sabe la pregunta, la sabe y ha pensado una y mil veces la contestación en uno y otro sentido .....

Se tomó su tiempo para contestar, se detuvo un instante, una sonrisa se dibujo en sus labios, miró a su alrededor y sus ojos se posaron en la pared, la chimenea encendida, la alfombra blanca de pelo mullido, se la veía pensativa, enojada, sensual, pero antes de pronunciar sus palabras sus pupilas se dilataron, un intenso calor enrojeció sus mejillas, le costó varias respiraciones intensas hacer que su voz pareciera natural.

-Si, estoy sola

Pequeñas Incognitas


Se había desbaratado todo su orden establecido....

Se estaba duchando desnuda, estaba sola relajada, extrañamente había mojado más que nunca el suelo, le excitaba ver como el agua de su pelo resbalaba provocando mil y una carreras de gotas tibias sobre su piel, cuando se dio cuenta que había colocado su ropa seca sobre el suelo ahora inundado, no le importó (tiempo atrás hubiera soltado un grito).

Mientras la ropa va absorbiendo poco a poco el agua....Sus largos cabellos dorados impregnados de agua y jabón, visten sus hombros, su torso parece una estatua dorada, se enjabona lentamente absorta en sus pensamientos, el tiempo se congela y solo se escuchan leves goteos.

Sus curvas son acentuadas, su piel anaranjada su pelo aúreo refleja los rayos lunares plateados que se cuelan por la vieja ventana de madera, el timbre del teléfono suena insistentemente, sale como la trajeron del mundo del baño y se dirige al antiguo salón de su antigua casa de campo, avista una luz en la ventana contigua de otra vieja casa, la luz se apaga al mirar fijamente.

Sale precipitadamente de sus leves pensamientos dirigiéndose al comedor. Las pisadas se van marcando sobre la madera del suelo, formando un sendero de agua mezclada con jabón, sus manos están temblorosas cuando cierra el postigo de la ventana, sabiendo que han visto su desnudez al otro lado.

Suena el teléfono, coge el auricular, esperaba y temía esa llamada, sabe quién es, también sabe la pregunta, la sabe y ha pensado una y mil veces la contestación en uno y otro sentido .....

Se tomó su tiempo para contestar, se detuvo un instante, una sonrisa se dibujo en sus labios, miró a su alrededor y sus ojos se posaron en la pared, la chimenea encendida, la alfombra blanca de pelo mullido, se la veía pensativa, enojada, sensual, pero antes de pronunciar sus palabras sus pupilas se dilataron, un intenso calor enrojeció sus mejillas, le costó varias respiraciones intensas hacer que su voz pareciera natural.

-Si, estoy sola