sábado, 29 de mayo de 2010

Frases Que Se Escapan

-Bien, gracias.




Pero miento lo llevo mal, ¿a quién pretendo engañar?

Los acontecimientos se suceden vertiginosos, la ausencia y el temor de que sigas sin estar ahí cuando el presente sea futuro me aterroriza, soy tan perezoso que cuando escribo lo que pienso, ya no puedes escucharme.

Pasaron dos tormentas, granizadas, inundaciones, días de frío, dos semanas de sol, vendavales de Poniente y de Levante. El mar rizó su espuma amenazante varias veces y otros muchos días se mostró plano como un espejo, antes que pudiera escribir tres palabras y luego otras tres más hasta que formé esta frase:



"Llegó el silencio y noté tu ausencia."



Saqué mi cuaderno de notas, mi lápiz y la anoté (mi memoria es escasa) No es una frase original ni brillante, desde luego. Entre paréntesis anote también:



(no puedo aguantar tu ausencia).



Seguramente estáis pensando que no estoy en mis cabales, pero esa anotación sobre la frase tiene sentido para mi, quizás ahondando en tu interior sepas de que estoy hablando.

Ya que dices que tu ausencia te haría no ser tu. Yo no acepto precisamente satisfecho ni el ayer y ni mi presente, aunque reconozco que me ayuda a que sea mucho mejor.

Me recreo en esa ausencia muy presente y recurro a la escritura que me permite ser leído antes de que vuelen las ideas, llevadas por las ventiscas de los tristes pensamientos y se entremezclen con las corrientes atmosféricas, dando lugar a elucubraciones oscuras que ocultan su pureza.

jueves, 27 de mayo de 2010

Paradoja del Enamoramiento


Cuando uno no tiene amor,

le pides al otro que te lo dé.

Eres un mendigo.

Y el otro te está pidiendo que se lo des a él o a ella.

Ahora bien, dos mendigos extendiendo sus manos uno al otro

y ambos con la esperanza de que el otro lo tenga.

Naturalmente ambos se sienten derrotados

y ambos se sienten engañados


....Esta es la paradoja:


aquellos que se enamoran no tienen amor,

por eso se enamoran.

Y porque no tienen amor, no pueden darlo.

Y algo más :

una persona inmadura sólo se enamora de otra persona inmadura,

porque sólo ellas pueden comprender el lenguaje de la otra.

Una persona madura ama a una persona madura.
Una persona inmadura ama a una persona inmadura.
El problema básico del amor es madurar primero,

entonces encontrarás una pareja madura;

entonces la gente inmadura no te atraerá para nada.
Es sencillamente así……

cuando dos personas maduras están enamoradas,

ocurre una de las más grandes paradojas de la vida,

uno de los fenómenos más bellos:

están juntos y sin embargo tremendamente solos

están tan unidos que casi son uno.

Pero su unión no destruye su individualidad,

de hecho, la realza:

se vuelven más individuos.
Dos personas maduras enamoradas se ayudan mutuamente a ser más libres.

(Osho)

domingo, 23 de mayo de 2010

Armas de Mamada Masiva

A la mañana siguiente no había nadie... Mi cuerpo estaba dolorido y tenia marcas de mordidas y uñas, lápiz labial
...... La duda me quedaba de lo que realmente había pasado y de quienes realmente habían participado de aquel festín.



Solo recuerdo que aquel día el Atletic de Madrid se jugaba la Copa de la UEFA era una ocasión única, paralelamente yo juego en un humilde equipo de 2ª división.

El caso es que mi partido insuflado por la victoria del Atleti del que somos filial, fue una masacre, el juego, difícil y peleado a muerte lleno de adrenalina, violencia, testoterona la fuerza de aquel juego, me hacia sentir un gladiador de la época moderna.

Termine el juego lastimado y alcanzado por unas tacos asesinos, me fui a casa a celebrar la victoria con mi famila. Primos, sobrinas, abuelos y abuelas, amigos ,amigas, vecinas. El médico del equipo me había medicado para el dolor y la inflamación del tobillo.

Al llegar la noche festejamos y poco a poco los invitados se fueron marchando. Parte de mi familia se fue a sus casas respectivas.


Solo se quedaron mis sobrinas y unas vecinas, me metí en la ducha y empecé a sentir muchísimo sueño.
Las chicas comenzaron a jugar a prenda o verdad oía su algarabía. No podía mas salí de ducharme me quede con mi boxer y me lancé directo a la cama a dormir.

Estaba medio adormilado, casi desnudo una pequeña sábana solo cubría parte de mi cuerpo.... Iba oyendo voces cantarinas sin poderlas descifrar, abrí un poco los ojos y me pareció que unas chicas estaban rodeando mi cama.

No podía moverme, abrir los ojos, ni hablar. La mezcla de alcohol y el medicamento me habían dopado.

Solo escuché que uno de sus pañolas era que una de ellas tenia que besarme.

Poco a poco un cuerpo fue subiendo sobre de mi, sentía su respiración cerca de mi boca, quería abrir los ojos, moverme y no podía, solo sentí aquel beso tan tierno, dulce y suave que me estremeció el cuerpo.

Después sentí sus manos acariciando mi pecho, mis hombros, mis brazos y otra boca beso mi boca.

Al ver que no me movía una mano anónima de alguna de ellas comenzó a deslizarse desde mis pies hasta mi pierna y llego hasta mi pene, eso me provocó una tremenda ereción imposible de controlar dado mi estado, oí carjadas, risas metálicas, risitas ahogadas, comentarios y percibí no se como la excitacion de las chicas.

Después sentí varias manos, unos dedos dibujaban la figura de cada músculo de mi cuerpo... Mientras otras dos manos extrañas jugaban con mi pene.

Alguna de ellas se había montado en mi pene y comenzó a moverse, sentía el roce de mi pene y su vagina.... lo disfrutaba tanto que de placer empezo a arañarme y morderme cuando se acercaba al orgasmo...

Otra mas atrevida se montó en mi cara y comenzó a restregar su vagina en mi boca. El aroma de su sexo y sentir sus piernas en mis mejillas, mi cabeza debajo de su falda, me excitaron muchísimo, quería abrir mis labios, lamer su vagina, pero estaba muy mal por la mezcla de alcohol y medicamento mis labios inertes rozaban su vulva mientras tanto ella se movía a placer.

La curiosidad de ver mi pene hizo que alguna de ellas lo liberaran del boxer y comenzaran a tocarlo, sentia el calor de sus manos, sus dedos tocando mi glande, otras siguieron el ejemplo, varias manos tocando, apretando, arañando mis testículos, sentía una mezcla de placer y dolor...

La mas atrevida quito a todas a empujones y comenzó a mamar mi pene, sentía sus labios, sus dientes rozando mi pene. Ahora se turnaban para hacerlo, algunas lo hacían muy delicioso otras me lastimaban y eliminaban el esfuerzo de la anterior con su inexperiencia pero no podía protestar, mi boca no me obedecía, me había convertido en la academia móvil de mamadas del barrio, todas iban probando como se hacía.

Yo creo que hasta alguna abuela se atrevió, seguían mamando una tras otra sin descanso y de repente noté que exploté en la boca de una de ellas, mi semen caliente lleno su boca y se escurría por sus labios y su pecho.

Esas sensaciones placenteras me llevaron a un sueño profundo y mi cuerpo quedo a merced de aquellas chicas, lo último que percibía era la tibieza de las pieles de cuerpos jóvenes y ardientes sobre el mio una mezcla de olor a sexo y flores, perfume femenino, labios sobre mi piel, manos ,cabellos saliva, sexo húmedo, aquello era un festín que mi cuerpo y mi alma disfrutaban....todo aquello parecia un sueño.

PD Desde aquel día mis abuelas me miran diferente, sonrien y se relamen el bigote, yo no me podía defender.


Tu voz

- ¿S....sssi?
- ¿Estás ahí?

Tu voz al principio penetra casi secretamente, no se exactamente por que canal se adueña de mis pensamientos y me sumerge en un vacío infinito, el tiempo deja de existir las piernas se doblan sobre si mismas, solo de pensar en tus risas empiezo a flotar en mi pequeña habitación apoyándome en las paredes, aletear con mis brazos para aterrizar suavemente sobre tu cuerpo encarado hacia el techo con los ojos cerrados, la fantasía no sabe de propiedades ni de acciones físicas, mientras los efluvios de tus notas se expanden por mi interior desordenadamente invasivos pero deliciosamente incontrolados.
Tu voz no tiene un solo color es iridiscente, aterciopelada, más suave que el algodón.
Cuando bajas la voz hasta el límite, susurras me atonta, me extasia, me hace estremecer, me transforma en otro, temerario, insensato, quizás selvático, tu voz tiene aromas, muestran el previsible sabor de tu piel enardece y enfurece mis sentidos, remueve mis entrañas, desconecta y reactiva mil veces mi sistema nervioso a tu voluntad e instala el caos en mi corazón que bombea y frena toda la sangre que fluye hirviendo por mis venas que se van hinchando.

Tu voz se oye mordiendo los labios, mojando con la lengua las zonas dispuestas a ser acariciadas por las promesas de tus labios, el primer roce contra la membrana de mis tímpanos es una descarga de emociones, mis dedos se agarrotan se tuercen, mis manos sienten la urgencia de fusionarse con ella, atraparla.

Tu voz escapa, huye y solo queda esperar la siguiente aldanada de palabras pronunciadas, de mi boca se escapan suspiros como una cascada de conciertos de mil pájaros de colores y el manantial cantarín de tu voz sigue fluyendo a medida que sorbo su esencia cristalina.

Tu voz no es siempre igual, ni en velocidad, ni en colores, ni en tono, es un pozo sin fondo misterioso, imprevisible lleno de incertidumbres.

Cambios sensoriales en tus cuerdas vocales vibrantes, disfruto de su concierto, descubres paso a paso los puntos vibrantes en que mis volcanes están a punto de reventar, los relajas y reactivas a tu entera voluntad, la lava que ardiente y espesa que ya es la tuya se desliza por tu piel.

Solo falta recordar la parte salvaje de tu voz incluso en los susurros, en los gemidos que alivian la pesadez de mis tardes solitarias invocando una tempestad de besos incontrolados por toda tu piel

Es la vida para mis sentidos, es la hoguera intensa de mis mas bajos instintos, remanso de los placeres soñados y huracán de los gemidos esperados. Tu voz me prende, me erotiza y lo peor destruye mis defensas numantinas.


Mi piel me interroga en susurros, mi cerebro exige que actue para recuperarla pero estoy exaltado y sin fuerzas para reaccionar y soy derrotado por mis propios temblores, sigo con ellos acobardado por quedar atrapado hasta el final de mis días en el peligro mas grande, el sonido de tu voz que ya nadie me podrá quitar.

sábado, 22 de mayo de 2010

Inventar una mujer

Los sucesivos bostezos de la hermosa morena de pelo rizado en aquella terraza cerca del mar, demostraban que mi conversación carecía de interés, por lo tanto me inventé una mujer, si amigos blogger me inventé una rival con la que estaba casado de la que estaba lejos, ella de vacaciones en un pueblecito lejano, no me desagrada, es rubia, pelo liso, ojos azules, buen cuerpo, generoso escote, labios gruesos, pintora bohemia, me había convertido por fin en un Rodriguez, un alguien que buscaba una aventura, una vida que no habría que soportar por un polvo primaveral.

Ya puestos también me inventé un interesante trabajo de broker estresado y un buen conflicto familiar, los bostezos iban desapareciendo, por lo tanto añadí 2 gemelas muy crueles, naturalmente quiero mucho a mi mujer, le puse el nombre de Agatha, pero ella es celosa, no me comprende, bla, bla, bla.

Aquí viene lo sorprendente a medida que voy hablando, me enamoro de esa tal mujer virtual y me importa menos la exuberante morena. Otro giro coopernicano al poco la mujer de los rizos, ya se ofreció a llevarme a un bar brasileiro, parece ser que ahora yo debía ser algo más interesante, pero era yo el que tenía que hacer un esfuerzo brutal para no bostezar, estaba deseando pensar en mi mujer virtual.

Antes de salir, recibo una llamada en el móvil .......era una tal Agatha, me puse nervioso, me despedí de la morena precipitadamente
.

Recojo mis bártulos


Pues nada, suerte que tengo pocos objetos que recoger:
La aguja de oro cuidadosamente enhebrada con el rojo hilo de seda para coser tu corazón, que tantas veces te he roto, un frasquito de cristal con la perla iridiscente de tu primera lágrima derramada, mi camisa llena de salitre de cuando hacíamos el amor en el mar, un trocito de Luna que se te enredó en el pelo aquella noche especial, una cajita de acero con tus mechones rubios, un pañuelo con nuestras lágrimas secas superpuestas, tu collar de piedras traidoras, un cofre pequeño en el que encerraba tu corazón oprimido y sin aire y una gran cesta de mimbre empujada por un globo aerostático en la que navegabamos por encima de las montañas, océanos y realidades.


Perdona las puntadas sin hilo de estos años.


Me voy contento porque tu corazón late con fuerza, estás ilusionada, eso me hace feliz, otro cuidador especial se encargará de ti, que tengas una buena travesía, yo estaré con mis bártulos sentado en una roca pensando en las cosas agradables que me has dado.


Otra cosa en esta madrugada insomne, son mis palpitaciones temblorosas en la sien pero como dijo Alejandro Dumas:


Para toda clase de males hay dos remedios: El tiempo y el silencio.


Recojo mis bártulos


Pues nada, suerte que tengo pocos objetos que recoger:
La aguja de oro cuidadosamente enhebrada con el rojo hilo de seda para coser tu corazón, que tantas veces te he roto, un frasquito de cristal con la perla iridiscente de tu primera lágrima derramada, mi camisa llena de salitre de cuando hacíamos el amor en el mar, un trocito de Luna que se te enredó en el pelo aquella noche especial, una cajita de acero con tus mechones rubios, un pañuelo con nuestras lágrimas secas superpuestas, tu collar de piedras traidoras, un cofre pequeño en el que encerraba tu corazón oprimido y sin aire y una gran cesta de mimbre empujada por un globo aerostático en la que navegabamos por encima de las montañas, océanos y realidades.


Perdona las puntadas sin hilo de estos años.


Me voy contento porque tu corazón late con fuerza, estás ilusionada, eso me hace feliz, otro cuidador especial se encargará de ti, que tengas una buena travesía, yo estaré con mis bártulos sentado en una roca pensando en las cosas agradables que me has dado.


Otra cosa en esta madrugada insomne, son mis palpitaciones temblorosas en la sien pero como dijo Alejandro Dumas:


Para toda clase de males hay dos remedios: El tiempo y el silencio.